miércoles, 24 de junio de 2015

CLOVIS THE VAMPIRE & WOLFY HOOD: EL MUNDO DE PATRICIA FLORES




¿Qué tienen en común Clovis the Vampire y Wolfy Hood? La respuesta nació en México, vive en Londres, mide 1,65, tiene ojos de un castaño casi negro y bebe Paned Gymreig, un té del mismo color. Patricia Flores, traductora, escritora y titiritera, dio vida a esta pareja de demonios zurcidos con felpa y terciopelo hace ya catorce años; primero fue Clovis the Vampire, y años después su inseparable compañero, Wolfy Hood. En este espacio de tiempo son muchas las ocasiones en las que la díscola pareja ha pedido saltar a nuestro mundo, bien a través de los quince cortometrajes que han sido grabados hasta la actualidad (todos ellos realizados con muy poco presupuesto), las representaciones, los relatos, o la novela que se encuentra ahora mismo en fase de creación.  
     Su creadora los describe como una pareja de monstruos de trapo, amantes del té y de los viajes estrafalarios. Clovis, un snob, un sibarita vampiro de gustos refinados, deberá convivir con la personalidad explosiva e infantil de Wolfy, apenas un lobezno. Experimentada en comedia televisiva (su comedia, Clobyn Bach, participó en el BAFTA Rocliffe New Comedy Writing), Patricia encuentra en la complicada convivencia de los protagonistas el terreno ideal para desarrollar su tema favorito: la comprensión de las relaciones humanas a través del humor y la fantasía, en ocasiones no exenta de oscuridad. 

Clovis the vampire: Tea time


Clovis the Vampire: Cooking with Wolves


     Actualmente, junto a estos proyectos, Patricia colabora en la gestación de Wicker Man, versión anglosajona de nuestro Hombre de Mimbre, y en el complemento multimedia de Circo Limbo, novela en la que trabajo ahora y que, además de su propia banda sonora, incluirá un cortometraje realizado con títeres y marionetas. Larga vida a esta bebedora compulsiva de té.  



Cartel preliminar de Circo Limbo


 
 
 

Rafael Lindem 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario