sábado, 19 de abril de 2014

EL BARCO






"El viajero", pintura de Maria Goretti Guisande , dedicada a su gran amigo el doctor Vernacci


 
 
 
Anoche un barco atracó en mi cama. Era un barco vacío, sin pilotos, sin oficiales, sin capitán. Llegó con una gran luz y zarpó sin avisar. Pronto me vi en la cubierta, sobrevolado por extrañas gaviotas y dragones de papel. El color del mar recordaba a los ojos de un pez muerto, y de su superficie emergían grandes lomos pardos, cubiertos de orificios que expulsaban humo y fuego. A lo lejos podían verse las montañas de una isla, eran de acero. Desde el cielo, dos astros pálidos alumbraban mis manos en la barandilla. Al poco se cubrieron de nubes y el oleaje saltó con fuerza bajo  la quilla. Un aire frío amenazaba con tormenta.  Me aferré con fuerza. Quería regresar a tierra firme, quería lo imposible. Entonces, de repente, una voz me habló en un idioma extraño. No puedo explicarlo pero adiviné cuanto me decía: "¡Salta!". Eché una mirada al mar tempestuoso, y a las extrañas formas que lo poblaban. "¡Salta!", repitió. Y salté. Abajo, en las profundidades, entre los leviatanes, hallé de nuevo mi cama.








 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario