sábado, 20 de abril de 2013

EL POZU L'ENCANTU




Hay oculto en los robledales de Ayande un oscuro pozo,
ejemplo de ilustre agujero abandonado,
que todos, sin distinción alguna en el pueblo, han visitado,
y que cambió para siempre la vida del más afortunado mozo.
 
 
Pues no hay mayor gozo que una boda, pensaba el joven Cirpiano,
cuando hacia la suya se dirigía, cruzando bosques, saltando arroyos,
buscando, en fin, una flor para su amada entre grandes escollos,
hasta que, ya cansado, paróse a tomar resuello junto al hoyo arcano.
 
 
Buscó las aguas del fondo y al reborde se asomó con el gaznate reseco.
Se adentró y adentró y el trasero levantó,
alargando el cuello tanto, tanto, que, finalmente, la boda olvidó,
pues de su cabeza el recuerdo había caído donde beben la cuerva y el morueco.
 
 
Del desmemoriado nada más se supo, más allá de la infortunada boda,
mas del pozo, por contra, se contaron infinidad de quimeras,
pues allá habitaron por siempre la xana y su rebaño de oro.
 
 
Y en San Xuan las aguas alborota, saliendo al encuentro del eventual rapsoda,
alzando y alzando la cabeza, descollando jaranera,
siempre en pos del enamorado y su particular tesoro:
su memoria.
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada