lunes, 22 de abril de 2013

AQUELLA TARDE




A veces me pregunto qué fue de aquella tarde,
del verano reflejado en aquel estanque.
De nuestro paseo a la sombra de los plátanos,
y la luz de una sonrisa tan grande.


Sólo unas horas, sólo unas palabras,
tu gesto entreverado en el cabello,
tu mano recogida en la mía.
¡Dios mío!, ¿cómo olvidar aquello?


No puedo, no quiero.
Alargo mi mano hacia el pasado.
¡Si tan sólo pudiera tocarte!
Junto al estanque, bajo el plátano, en aquel verano finado.


Otras tardes siguieron a aquella,
hermosas y mágicas a su manera,
mas, aún hoy me pregunto,
¿qué fue de ella?






No hay comentarios:

Publicar un comentario